Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

¿Dónde y cuándo se descubrió el café?

¿Te gusta beber café por las mañanas? Es un hábito que tiene mucha gente, y por buena razón. Nos proporciona una sensación de bienestar y claridad mental pero, ¿Dónde y cuándo se descubrió el café? Sabemos que nacen de plantas, luego los granos de café son tostados y molidos para luego ser colados con agua hirviendo que libera las propiedades de este en el líquido. ¿Cómo surgió esta idea? ¿Cómo nació la bebida más popular en el mundo superada solamente por el agua?

Yo he probado granos de café y de verdad son deliciosos. Tal vez es porque me acostumbré a tomarlo sin azúcar y he aprendido a apreciar el sabor del café puro. Ciertamente es amargo pero con el tiempo le agarras cariño. Créeme. Pues la primera persona que probó este grano hizo como yo. La diferencia es que yo ya sabía qué era y los efectos que tendría en mí. Hablemos de cómo se le ocurrió comer granos de café al primer consumidor.

¿Quién fue el primero en ingerir granos de café?

Conoce la leyenda del criador de cabras etíope, Kaldi. La leyenda cuenta que un día como cualquier otro, cuando el pastor llevaba a las cabras por laderas de Kaffa, Abisinia, se dio cuenta que estaban más inquietas de lo usual. Vio que las cabras habían comido un fruto rojo, una especie de baya y decidió probarla también.

Para su sorpresa esa noche estuvo igual de inquieto y no pudo conciliar bien el sueño. Regó la voz en su aldea y pronto los aldeanos empezaron a consumir café y lograban aguantar horas despiertos en las noches.

¿Cómo se propagó en el mundo la existencia del café?

Es incierto en qué momento se descubrió y empezó a ingerir el café, salvo de la leyenda de Kaldi que se sitúa en los años 300 D.C. Lo que sí se sabe es que se fue propagando la información sobre los efectos del fruto. Un médico alemán llamado Léonard Rauwolf, después de un viaje a medio oriente de 10 años, alrededor del año 1583 contó la historia de una bebida de color negro que aldeanos bebían todas las mañanas, casi como algo religioso. Esta bebida se decía que prevenía males, especialmente estomacales, les daba energía y quitaba el sueño. Luego de esto se introdujo el café al mercado europeo y su propagación conllevó a convertirse en lo que es hoy en día.

Se ha encontrado evidencia que indica que alrededor del siglo XV en los monasterios sufí de Yemen se consumía este fruto de una manera similar a la de hoy en día. Los monjes tostaban y molían los granos de café para prepararlos como una infusión. Aunque no se sabe a ciencia cierta todo con detalles, ¡su historia es de verdad interesante!

Rating
4.9 / 5 ( 17 valoraciones, debes estas registrado para valorar)